-¡No tengas miedo. Bella! Sólo he venido a desearte los buenos días y a preguntarte si estás bien en mi casa.