- ¿A dónde vas, niña?- le preguntó el lobo con su voz ronca.